Purgatorio


Review Napoles, Italy 2017:


Optical Theatre Horror Film Festival​ 

Desde México, nos llama la atención Purgatorio, un cortometraje de terror que dura aproximadamente diez minutos y se distingue por una muy artística dirección y una fotografía sobresaliente. Galardonado con el premio al "Mejor director" en el Festival de Cine de Teatro Óptico 2017, el director, fotógrafo y productor mexicano Adrián Landeros, hace de purgatorio un ejemplo de perfección cinematográfica en el que convergen otras formas de arte, como la música y la pintura sin olvidar el horror; género al que pertenece este corto.

El Purgatorio es una obra puramente surrealista capaz de transportar al espectador a una dimensión onírica opresiva; el purgatorio personal del alma de un suicida.

Los elegantes movimientos de cámara, palabras y sonidos que pueden interpretarse como la huella trágica de la historia, dejan espacio para marcos subjetivos con virtuosismo técnico.

De esta manera, los ojos y oídos del espectador se convierten en los del protagonista: un pianista que, destruido por una vida de sufrimiento, se quita la vida colgándose. A partir de ese momento, su alma queda condenada a revivir los episodios más sombríos de su vida, basándose en una realidad llena de recuerdos, simbolismo y demonios internos. 

 

Las tomas de Adrián Landeros "dan la vuelta" a las habitaciones y "atraviesan" pisos, paredes e incluso objetos como colchones y lonas, que penetran profundamente en el material del que están compuestos.

En esta visión apasionante, retorcida e irreal, donde nuestros ojos se convierten en los de un alma desesperada, probablemente en busca de redención, los flashbacks evocados por la narración del artista presentan tableros de ajedrez que recuerdan a obras de Salvador Dali, mientras que la enorme y sucia mujer escurriendo leche, recuerda a las bien formadas figuras de Botero. Imágenes fuertes que conforman una dimensión infernal y que se ahogan  con el llanto y lamento.

El final, profundamente amargo y pesimista, parece identificar (a través de los movimientos de cámara y sonido) el alma en dolor como un pájaro asustado.

Esta metáfora, sella para siempre la condición trágica del espíritu del protagonista, bloqueándose eternamente en su infierno personal y traumático. Sombrío y sofocante, Purgatorio es un descenso atroz y magnífico hacia el dolor y la desesperación.


Realización

Purgatorio es el resultado de dos años y medio de esfuerzos buscando representar el funcionamiento y dinámicas del sueño o más puntualmente las pesadillas. A pesar de estar interconectado simulando un plano secuencia, su filmación se llevó a cabo en tres ciudades (León, Guadalajara y Jaral de Berrios) distintas en 4 días de rodaje. Un cortometraje cuyo guión nació casi como un ejercicio de asociación libre, y cuya filmación se transformó en una verdadera hazaña de audacia para un pequeño equipo de producción independiente.

Dirección: Adrián Landeros

Guión: Adrián Landeros y Juan Pablo Elorriaga

Producción: Luis Escárcega y Paco Buenrostro

Fotografía: Carlos C. Davis

Arte: Eugenio Ferreira, Diana Rabanal y Fátima Aguirre

Diseño de Audio: Kb Testa Studio

Talento:  Alicia Camps. Armando Holzer, Hector Molina y Hector Trejo.


Versión Extendida (22:25)

Making of:

Fotografía: Benajmin Soto F.

Edición: Héctor Trejo

  • Negro del icono de Instagram
  • Icono negro Vimeo
+52 (477) 392 06 58